Respuestas a Nuestros "Por Qués"

Print
Hits: 533
Entre las interrogantes que torturan al ser humano, hallamos estas u otras parecidas: ¿Por qué debo sufrir tanto? ¿Por qué el dolor parece ensañarse conmigo continuamente? En una ocasión en que repetidas veces elevaba a Dios mis “por qués”, recibí esta respuesta: “Dios prevé los caminos para nuestro crecimiento”. Y reconozco que hay ocasiones en que Dios tiene que valerse del dolor para que podamos crecer. José, el hijo de Jacob, estuvo a punto de ser muerto por sus hermanos, que al fin optaron por venderlo en calidad de esclavo y así llegó a Egipto, país extraño para él, en donde poco después la infamia y la calumnia lo arrojaron a una cárcel. Cuando la larga tormenta que azotó la vida de José pasó, acrisolándolo y fortaleciéndolo, llegó a ser el gran José, cuyo ejemplo hace sentir su influencia todavía hoy. Cuando llegue el dolor a nuestras vidas, recordemos que es un crisol que nos purifica de escoria y sobre todo debe enseñarnos que al que ama a Dios, todas las cosas le son para bien, aun las que duelen mucho. Por ello, frente a los problemas, ingratitudes, fracasos y lágrimas, aprendamos a decir con el poeta: “Si el sufrimiento duro y penoso ha de servirme para ir a Ti, Si Tú has querido que llore tanto para que busque consuelo en Ti, ¡Vengan las penas y los pesares! ¡Jesús divino, quiero sufrir!” -María R. Arias El artista más profundo es el hombre que ha sufrido.
Copyright © 2017 Radio Ecos Celestiales. All Rights Reserved.
Joomla! is Free Software released under the GNU General Public License.